Lorillard abandona la experimentación en animales

Sine Die

La marca de tabaco estadounidense Lorillard ha dejado de experimentar sus productos en animales!

Según cuenta la noticia, el tercer fabricante de cigarrillos más importante de america, se reunió con una asociación animalista (PETA) que le expresaron la preocupación por tales test como comer tabaco o ser forzados a inhalar el humo del cigarro.

La compañía se ha comprometido realizar pruebas alteranivas a la experimentación animal como los test in vitro o las simulaciones por ordenador.

PETA ha anunciado también, que está llevando a cabo conversaciones con Reynolds American Inc. EE.UU. y Philip Morris International Inc para el cese de estos test tan crueles ya que las alterativas cumplen las medidas de seguridad de igual o mejor manera que los test en animales.

Roedores obligados a inhalar el humo de los cigarrillos Roedores obligados a inhalar el humo de los cigarrillos

Esperemos que imágenes como esta vayan quedando en un pasado cercano y poco a poco se…

Ver la entrada original 13 palabras más

¿Que es un Vegano? Entrevista a David Román

¿Qué es un vegano?

El veganismo es la filosofía y práctica de la vida compasiva. El término “vegano” fue acuñado para distinguir a los veganos de los veganos_hoyvegetarianos, aunque los veganos nos solemos incluir dentro de este amplio colectivo como “vegetarianos”, a veces nos llaman “vegetarianos estrictos”. Un vegetariano es aquel que vive de los productos del reino vegetal con o sin la adición de huevos y/o productos lácteos. El término vegetariano se refiere únicamente a la dieta, no a cualquier otro producto animal aparte de los alimentos. La motivación para hacerse vegetariano puede ser ética o de salud, económica o religiosa, o cualquier combinación de ellas. ¿En qué difiere un vegano de un vegetariano? Principalmente en el grado de práctica ética. El veganismo es un estilo de vida que excluye toda forma de explotación y crueldad hacia el reino animal, e incluye la reverencia por la vida. Se aplica a la práctica de vivir de los productos del reino vegetal para excluir la carne, el pescado, las aves, los huevos, la miel, la leche animal y sus derivados, y promueve el uso de alternativas para todos los artículos cotidianos derivados en su totalidad o en parte de los animales.
Con esta definición se puede observar que el veganismo es mucho más que un simple asunto de dieta. Los veganos evitamos matar, dañar y explotar a los animales. Los veganos también estamos interesados en mantener un nivel excelente de salud y bienestar físico, emocional, mental y espiritual. Un vegano no caza ni pesca, y no aprueba el entrenamiento y confinamiento cruel y antinatural de los animales en los circos y zoos, o su uso en corridas o rodeos.

Cómo son vuestras comidas, o mejor dicho, cómo es un día completo de comida?

Bueno, la primera impresión que reciben muchas personas es que, si se elimina todo aquello, no queda mucha cosa que comer. Pero no es cierto, mi dieta actual es mucho más sabrosa y variada ahora que cuando llevaba una dieta convencional, en la que solía comer habitualmente las mismas cosas. Inicialmente, existen sustitutos vegetales para cualquiera de los productos animales de uso común: hay carnes vegetales, leche a base de soja, almendra, avena, etc. y derivados como queso, margarina, etc, con lo cual la inmensa mayoría de los platos convencionales pueden elaborarse de forma “vegana”. Sólo hay que reemplazar o eliminar los ingredientes de origen animal. Pero estos elementos no son necesarios, si bien es cierto que pueden resultar muy útiles a algunas personas que encuentran duro el cambio de dieta, y de hecho, nosotros personalmente no solemos consumirlos habitualmente.

Nos referimos al desayuno, almuerzo, merienda y cena.

Nuestra dieta consiste básicamente en lo siguiente: para desayunar exclusivamente frutas del tiempo, en una o dos ocasiones durante toda la mañana, según el hambre o las características de las frutas. Para el almuerzo, una abundante ensalada seguida de un plato de carbohidratos (patatas, cereales o legumbres) acompañados de hortalizas. No solemos tomar merienda, sólo excepcionalmente con algunas frutas, o alguna leche vegetal en verano (horchata de chufa, almendra, etc.). Para la cena puede haber una sopa caliente con hortalizas o una buena ensalada, más frutos secos (oleaginosos), en tiempo frío o algo más ligero en tiempo caluroso (una simple ensalada o sólo frutas del tiempo).

Es complicado elaborar todos los días el menú?

Al contrario. Ahora conocemos una gran cantidad de alimentos nuevos y francamente, nos faltan días en la semana para poder programar todos los platos que nos apetecen ! Solemos abastecernos de la mayor variedad posible de frutas y verduras frescas (las que se producen en cada temporada en nuestra región), y luego están una amplia variedad de cereales integrales, legumbres, etc, con las que las combinaciones son múltiples. Básicamente se trata de abrir el refrigerador y escoger lo que más nos apetece en cada momento. Añadiendo también una selección de condimentos y aderezos, y la variedad es ciertamente muy amplia.

Qué alimentos emplean que no son comunes?

Existe una amplia gama de cereales que suelen ser desconocidos para la gente, que básicamente consume trigo y arroz. Se pueden preparar recetas muy variadas usando mijo, quinoa, polenta, bulgur, cuscus, sarraceno, etc. Otro ingrediente que nos ha descubierto la cocina oriental son las algas (las verduras del mar), hay una gran cantidad de variedades comestibles, y aportan un toque delicioso a muchos platos. Otro ejemplo son los germinados, también habituales en la cocina oriental.

Cómo los consiguen, los elaboran ustedes o existe un lugar o lugares donde se tiene fácil acceso a ellos?

La mayoría de estos productos suelen encontrarse en tiendas de alimentos naturales o dietética. Se compran envasados y suelen presentar la ventaja de proceder de la agricultura ecológica. Pero por ejemplo los germinados los elaboramos en casa, según nuestras necesidades.

Y si los elaboran ustedes, son fáciles de lograr para aquel, que hoy, decida adoptar este estilo de vida?

Los germinados constituyen un alimento de gran valor y son muy sencillos de obtener. Cualquiera puede hacerlo. Se trata de dejar germinar un puñado de semillas de buena calidad (lentejas, soja verde, alfalfa, etc.) durante algunos días. Para iniciar la germinación hay que introducirlas en un frasco (cubrir la boca con una gasa, para que transpire) y dejarlas en remojo en agua pura durante una noche, al día siguiente se retira el agua y durante los próximos días se van enjuagando una o dos veces al día (vaciando toda el agua), hasta que alcancen el tamaño deseado. Se consumen cuando han empezado a sacar el germen que se convertiría en la nueva planta, como cualquier otra hortaliza fresca, en ensaladas o en recetas cocidas. También solemos elaborar algunos otros alimentos en casa, como el pan, que es muy fácil y queda tan bueno que constituye una gran recompensa personal; también algunas leches vegetales a partir de frutos secos, como almendras, anacardos, chufas, etc.

Cómo son las comidas que se pueden elaborar, variadas y tentadoras o son monótonas y pueden peligrar aburrir a quienes recién se inician?

Ciertamente, las comidas son variadas y tentadoras, tan sólo hay que tener un poco de imaginación y abastecerse de una amplia variedad de materias primas. Evidentemente, si al iniciarse en este terreno no se dispone de ingredientes variados, puede resultar monótono, por eso yo recomiendo adquirir algún libro de cocina vegetariana/vegana, ya que siempre aportan ideas nuevas que enriquecen nuestra cocina.

Existen comercios, que se dediquen a elaborar y vender comida ya prontas, para quienes disponen de poco tiempo?

En general comprar comidas preparadas o comer fuera de casa es complicado, pues si ya es poco corriente encontrar restaurantes vegetarianos, más todavía lo es para la dieta vegana, ya que al ser más estricta se reducen las posibilidades de platos que podemos comer en los restaurantes convencionales. En las pizzerías se suele poder comer “vegano”, pidiendo una pizza sin queso, pero siempre hay que llevar cuidado (por ejemplo, en algunas pizzerías incluyen leche para hacer la masa). Pero bueno, siempre se puede encontrar algo; recientemente hemos estado 15 días viajando por Francia y hemos podido comer vegano buscando sitios vegetarianos o restaurantes con variedad de ensaladas en el menú, etc.

Es cierto que tienen que estudiar muy bien la combinación de los alimentos para no sufrir carencias de proteínas y vitaminas?

Este es uno de los mitos que rodean la dieta vegetariana en general, pero son infundados. Se pensaba que había que combinar distintos alimentos en cada comida para que el aporte de aminoácidos esenciales fuese completo (como sucede con la carne). Pero ahora se sabe que no es necesario, el organismo posee la capacidad de almacenar temporalmente los aminoácidos esenciales de una comida que puedan estar carentes en otra comida posterior. De todas formas, hay quien sigue prefiriendo combinar cereales y legumbres en un mismo plato para obtener la ración completa.

Y si esto les llega a suceder, con qué la complementan, con algún medicamento o esta posibilidad no tiene cabida en este estilo de vida?

Personalmente no utilizamos complementos, aunque hay quien sí lo hace, usan por ejemplo, suplementos vitamínicos, o levadura de cerveza, germen de trigo, lecitina, etc. Pensamos que no es necesario, porque una dieta vegana variada es completa en sí misma, aunque si a alguien le gustan, es perfectamente válido.

Cuál es la verdad para ustedes, cuando un profesional de la medicina, que no es vegano, afirma: la Vitamina D es difícil de obtener sin alimento animal o la Vitamina B12 y el hierro no está en ningún vegetal en cantidades adecuadas.

Generalmente los profesionales de la medicina emiten estos juicios sin estar bien documentados. Cada vez son más los médicos que advierten las ventajas de la dieta vegana y que llegan a defenderla, sobre todo en los EE.UU. Es el caso del PCRM (Comité de Médicos para una Medicina Responsable, http://www.pcrm.org) o del famoso pediatra Dr. Spock, que en la última edición de su bestseller pasó a recomendar la dieta vegana para criar a los niños. Efectivamente, esas vitaminas son las más delicadas en el ámbito de la nutrición vegana, porque los alimentos vegetales carecen de ellas, aunque la experiencia de muchos veganos (que no han tomado suplementos vitamínicos) demuestra que tales acusaciones son infundadas. La vitamina D es elaborada por el propio organismo gracias a la exposición al sol, y en realidad sólo debe preocupar a los veganos que habiten muy al norte donde las horas de sol sean muy escasas. En algunos casos muy concretos se ha diagnosticado deficiencia de vitamina B12, aunque esto también sucede en personas omnívoras. Esta vitamina es producida por los microorganismos, y gracias a ello la encontramos en los productos de origen animal. En general se piensa que los veganos pueden absorberla de su flora intestinal o bien que les basta con las pequeñas cantidades residuales que puedan ingerir en sus alimentos, pero para evitar complicaciones se suele recomendar el consumo de algún alimento enriquecido en B12 o un suplemento vitamínico que la contenga. En cuanto al hierro, es cierto que los vegetales contienen menor cantidad que la carne, pero al ir acompañado de mayor cantidad de vitamina C se facilita su absorción y en cualquier caso los niveles suelen ser más que suficientes, como demuestra el hecho de que los vegetarianos no presentan anemias.

En el caso de las embarazadas cómo y con qué complementan los aportes de hierro, ácido fólico, calcio y vitaminas, que necesitan en ese estado, en mayor cantidad?

La verdad es que durante el embarazo de mi mujer, no tomamos ninguna medida adicional en su dieta. Insisto en que pensamos que ya es de por sí una dieta completa. Por lo que sabemos, parece ser que durante el embarazo el propio organismo se adapta a sus necesidades y aumenta la capacidad de absorción; sin embargo, es cierto que aumentó algo las raciones alimenticias y en especial de frutos secos (por un mayor aporte proteico).

Qué sensación experimentan cuando ven un suculento y sabroso plato de carne, con un aroma exquisito, y ven, con qué satisfacción, el comensal lo saborea? Indiferencia, asco, el aroma les produce deseos de probarlo, o nada?

He de confesar que en algunas ocasiones he sentido repulsión ante ciertos olores de carne o platos cocinados con carne. Pero en general, mi primera reacción es de indiferencia. No he sentido en ningún momento deseos de volver a probar la carne, en mis 12 años de experiencia vegetariana, aunque sí he oído casos de personas que han sentido tales deseos. Pienso que cuando se tienen las ideas plenamente asentadas, simplemente se excluye dicha posibilidad y de alguna forma no hay cabida para tales deseos.

Evidentemente, que es obvio, que se es vegano por convencimiento propio, pero la pregunta es esta: ¿puede una persona transformarse en vegano a cualquier edad, o es un estilo de vida que se va pasando de una generación a otra?

La mayoría de veganos que conozco se han convertido por iniciativa propia, son menos los que han nacido ya veganos, pero en cualquier caso se puede pasar de una generación a otra, ¿por qué no? Nosotros lo vamos a intentar con nuestro hijo, pero claro, siempre la última decisión será suya en el futuro, él podrá decidir el camino que desea seguir.

El llevar un estilo de alimentación diferente al de la mayoría, ¿los lleva a formar un núcleo cerrado entre ustedes? ¿o participan de una vida común a todos, con la diferencia de la comida? Y si es así, ¿cómo hacen, cuando deben asistir a una reunión o fiesta, donde la comida no es la que ustedes acostumbran?

Es innegable que la limitación en la dieta reduce las posibilidades de relación social. Es positivo relacionarse con personas que comparten las mismas ideas, para afianzar los planteamientos, porque es duro ir contra corriente en la sociedad moderna. Pero en principio, no nos aislamos del mundo, solemos salir y mantener relaciones sociales con la máxima normalidad, porque no es algo que nos haga avergonzar, sino todo lo contrario, deseamos que la gente conozca nuestro estilo de vida y, quién sabe, igual intenten probar !! – Nuestras familias, que al principio lo tomaron como un duro golpe se han acostumbrado y ya no se genera ningún conflicto por ello, al contrario, suelen mostrar mayor interés cada vez. Lo importante es el respeto mutuo, sin intentar imponer los criterios personales.

En caso de tener necesidad de una consulta médica, ¿La realizan con médicos afines a vuestra propia ideología y práctica, o con médicos convencionales?

Solemos acudir a profesionales afines a nuestro estilo de vida, aunque a decir verdad es en muy pocas ocasiones. Pero sí es cierto que los convencionales suelen ser reacios, y suelen sospechar de la dieta para cualquier cosa, aunque como todos sabemos, la dieta no es todo, hay muchos otros factores que influyen en la salud. En cambio, les cuesta aceptar que las dietas convencionales son en gran medida responsables de muchos de los problemas que afectan a la gente “normal”.

De ser así ¿no se les presentan problemas con el profesional?

Sí, así es, somos víctimas de la incomprensión, en muchos aspectos de la vida. Por ejemplo, cuando tuvimos el seguimiento del embarazo y los primeros meses de vida de nuestro hijo, acudimos a los servicios sanitarios públicos, y aunque presentaba un desarrollo normal y jamás ha estado un solo día enfermo, siempre nos mostraban su reticencia respecto a la dieta.

En general uno asocia la ingesta de vegetales con una alimentación saludable; ¿se ha comprobado que entre personas veganas la incidencia de enfermedades es menor que entre quienes tienen hábitos alimenticios diferentes?

Efectivamente, hay estudios que muestran una menor incidencia de ciertas enfermedades entre los vegetarianos que entre los omnívoros, y los veganos todavía suelen presentar tasas inferiores. En general, estos problemas de salud son los relacionados con la ingesta de grasas, que en los vegetarianos es inferior y en los veganos mucho más, pues rechazamos los productos lácteos que aportan una importante cantidad de grasas saturadas en la dieta. Sobre este tema, hay un artículo muy interesante en http://www.ivu.org/spanish/trans/vsuk-health1.html

Cómo controlan a los niños, para que con esta alimentación, no se produzcan en ellos carencias de minerales, vitaminas, hierro y zinc?

Bueno, en principio con una dieta vegana equilibrada no se puede dar ninguna carencia. Al contrario, es una dieta completa y saludable. El único obstáculo es que en ocasiones los niños tienen unos gustos difíciles, rechazan comer ciertos alimentos y en tal caso, si su dieta no es suficientemente variada, habría que tener precauciones… pero estos rechazos también pasan con los niños omnívoros (conozco casos), aunque parece que con un niño omnívoro nadie se preocupa demasiado por ello…
Todos los padres desean lo mejor para sus hijos. Pero opino que la mayoría de los padres no están bien informados sobre nutrición, y sobre lo que contienen los productos de origen animal. No es cruel privar a un niño de algo que es perjudicial para la salud, sino más bien algo muy sensato y recomendable. Precisamente los niños suelen empezar a tener enfermedades a muy temprana edad. Esto es anormal, y se debe en parte a las ansias de introducir demasiado pronto alimentos indeseables, especialmente lácteos, que acaban por saturar el sensible organismo del bebé.

La mujer, en la etapa de la menopausia, puede llevar un régimen de alimentación, que compense eficazmente la pérdida de calcio y de estrógenos?

Una de las primeras preguntas que nos hacen al conocer nuestra dieta es: “¿de dónde sacas el calcio si no tomas productos lácteos?”. Este es el resultado del condicionamiento cultural que recibimos en la sociedad actual, y que es otro mito injustificado. La leche es un alimento que no se ajusta a nuestras necesidades fisiológicas, y parecen olvidar que las vacas extraen todo el calcio de los alimentos vegetales que consumen. Eliminar los lácteos de la dieta no es algo peligroso, sino muy beneficioso, como demuestran los estudios. El Estudio de Salud de Enfermeras de Harvard, que siguió a más de 75.000 mujeres durante 12 años, mostró que el aumento del consumo de leche no tiene un efecto protector sobre el riesgo de fracturas. De hecho, el consumo superior de calcio procedente de los lácteos estaba asociado a un mayor riesgo de fracturas. De modo que, en la menopausia también, una postura acertada sería mantener una dieta vegana equilibrada, excluyendo los productos lácteos y por supuesto considerando otros factores que también influyen en la salud de los huesos. En las páginas de http://www.geocities.com/vegania/noleche se puede encontrar amplia información sobre el asunto de los lácteos en la dieta.

Y para la tercera edad, cubre todas las necesidades requeridas?

Sí, en efecto, es válido para todas las edades. Algunos problemas que aparecen en la tercera edad están relacionados con la pérdida de la capacidad de absorción de ciertas sustancias, pero en principio si no se presenta esta deficiencia, la dieta vegana sería igualmente válida.

Cuáles son las enfermedades más comunes entre las personas veganas?

La incidencia de muchas enfermedades es inferior entre los veganos, pero esto no quiere decir que jamás tengamos ningún problema de salud. No conozco ningún estudio sobre morbilidad referido sólo a veganos, de modo que desconozco las posibles enfermedades más comunes. Por supuesto, el estado de salud depende de muchos otros factores, además de la dieta, y cada persona se desenvuelve en un entorno distinto, con unos hábitos distintos.

Por último ¿ Qué argumentos valederos nos podrías dar, que nos llevase a pensar que la posibilidad de ser vegano, bien vale la pena?

En primer lugar, el mensaje fundamental que estamos proponiendo es muy simple: que el ser humano no necesita productos de origen animal para sobrevivir, no necesitamos explotar a ningún animal y por tanto hacerlo es un capricho injustificado. Pero dejando al margen todo esto, se ha demostrado que todos los productos de origen animal son perjudiciales para la salud humana, incluso los de producción ecológica, por su propia composición intrínseca. La carne ya es bien sabido (y con el estado actual de la ganadería, mucho más); los huevos son el alimento más rico en colesterol, y los lácteos (“carne líquida”) están relacionados con una larga lista de problemas que van desde las alergias o el asma hasta ciertos tipos de cáncer pasando por las enfermedades cardiovasculares, la diabetes o la osteoporosis. Cuando además estos productos no son ecológicos, los contaminantes no hacen más que agravar el problema, acompañados con una buena proporción de hormonas, antibióticos, residuos de pesticidas, etc. Además, la ganadería en sí misma es antiecológica, por el despilfarro de nutrientes, de agua y de energía que requieren, y por los residuos contaminantes que generan. De modo que por un gran número de razones el veganismo es la opción más sana y respetuosa con los animales y el medio ambiente.
De todos modos, hacerse (ovo-lacto-)vegetariano suele ser el primer paso, y ya es dar un gran paso. Considero que el término “vegetariano” es genérico y debe englobar a todos los distintos enfoques que hay dentro de esta amplia forma de ver las cosas. Cualquier paso que se dé hacia el veganismo, por pequeño que sea, es bueno para el bienestar de los animales, de las personas y del planeta.

(*) Entrevista al Sr. David Román, de IVU (Unión Vegetariana Internacional) http://www.solovegetales.com

Todo por la ciencia?

Sine Die

 

 

Tras Earthlings, TVAnimalista estrena un nuevo documental doblado en catalán y castellano, se trata del documental producido por PETA sobre Britches.

En 1985 un grupo de activistas del Frente de Liberación Animal entro a las instalaciones de un bioterio del centro de experimentación con animales en la Universidad Riverside de California USA. Lo que los miembros del ALF encontraron dentro superaría los limites de crueldad, y seria semilla de odio contra la ciencia.

 

Fuente: TV Animalista

Ver la entrada original

¿Buena o mala leche?

382230_10200318320976878_1100359934_n

 

 

¿Se han dado cuenta que el hombre es el único animal que sigue tomando leche después del “destete”? ¿No le parece ilógico, contraproducente o antinatural?


La leche animal y sus derivados se encuentran actualmente entre los alimentos de mayor consumo del mundo. Aunque no siempre fue así: ¿no se ha preguntado nunca por qué existen culturas que desayunan carnes, huevos o cualquier otra cosa menos leche?


De común se habla inmensamente de sus propiedades nutritivas y lo imprescindibles que son para crecer sanos y fuertes. Pero, ¿es eso verdad o una vez más hemos sido engañados, siendo que estos productos no son precisamente salubres?


Si nos paramos a pensar, aunque sea brevemente – y aunque hoy día no esté en boga – llegaremos a una serie de interesantísimas conclusiones. Por ejemplo:


La leche que produce cada especie mamífera es única y está desarrollada específicamente para su especie en sí y no para otra, debido a que cada animal tiene su propia estructura biofísica y sobretodo metabólica.  Los nutrientes que la leche de cada especie productora puede contener han sido creados de una manera específica porque es lo que necesita su cría para desarrollarse. Obviamente la composición de cada tipo de leche varía en función del animal, de la raza, del alimento que haya recibido, de su edad, del periodo de lactancia, de la época del año y del sistema de ordeño, entre otras variables. Explicado de forma sencilla, y para que se haga una idea, tenga en cuenta lo siguiente: Una vaca posee 4 estómagos, ¿Cuántos posee usted? La edad de madurez de una vaca se alcanza a los 2 años y no siguen tomando leche. En los humanos se baraja que entre los 2 y los 7. ¿Por qué nosotros seguimos con la ingesta láctea? Por un factor netamente cultural.  Dicho de otro modo, porque nos lo dicen.


La mayoría de personas cree que tomar leche es nutritivo, de hecho los nutricionistas occidentales – que no otros, añado – la recomiendan para mantener la salud, sobre todo la de los huesos.


Millones de norteamericanos prácticamente la toman en lugar de agua. Sin embargo es precisamente en Estados Unidos, el mayor consumidor mundial de leche, donde más incidencia de osteoporosis hay entre su población.


El principal componente de la leche es el agua. Su presunto interés nutritivo radica en que además contiene grasas (ácidos grasos saturados y colesterol)proteínas (caseína, lactoalbúminas y lactoglobulinas)glúcidos(lactosa, fundamentalmente)vitaminas (cantidades moderadas de A, D y del grupo B) y minerales (fósforo, calcio, zinc y magnesio).


Según los resultados del Proyecto Cornell Oxford-China de Nutrición, Salud y Medio Ambiente  quedó demostrado – entre otras cosas – que la leche animal desmineraliza a los adultos. Comprobó que las mujeres que no tomaban leche por tomar arroz y vegetales, no padecían osteoporosis. Sin embargo, si introducían la leche en su dieta sus niveles de calcio bajaban y aumentaba la incidencia de esa patología.

 

Insisto: ¿Se ha preguntado alguna vez porque existen culturas en las que se desayunan carnes y vegetales?


El trabajo del doctor William Ellis, ex presidente de la Academia Americana de Osteopatía Aplicada, estableció que las personas que toman de 3 a 5 vasos de leche diarios presentan los niveles más bajos de calcio en sangre. Agregando que
 tomar mucha leche implica ingerir grandes cantidades de proteínas lácteas y éstas producen un exceso de acidez que el organismo intenta compensar mediante la liberación de minerales alcalinos como lo es el Calcio.


Por otro lado, hay que hablar del principal componente de la leche: La caseína. Los valores de caseína encontrados en la leche – esta de vaca – son  aproximadamente el doble que la leche materna. Pues bien, se sabe que el niño lactante asimila completamente las caseínas de la leche materna… pero no las de la leche de vaca. Tales proteínas sólo se digieren parcialmente por el efecto neutralizador de la leche sobre la acidez gástrica, indispensable para su ruptura.

 

Esto provoca una solución saturada en la que la totalidad de la caseína no ha sido digerida. Siendo que la caseína se adhiere a los folículos linfáticos del intestino impidiendo la absorción de otros nutrientes (de hecho la caseína se utiliza como pegamento para papel o madera).


La leche 
humana contiene 45 gramos de lípidos por litro de los que el 55% son ácidos grasos poliinsaturados y un 45% saturados. Teniendo, además, un elevado contenido en ácido linoleico, precursor de prostaglandinas y leucotrienos antiinflamatorios.

En cambio la leche de vaca  – la más consumida – contiene un 70% de ácidos grasos saturados y un 30% de poliinsaturados. Una estructura que favorece la formación de prostaglandinas y leucotrienos inflamatorios, en oposición a los antiinflamatorios de la leche humana.


La pasteurización y la homogeneización provocan que las grasas saturadas atraviesen las paredes intestinales en forma de pequeñas partículas no digeridas lo que inexorablemente aumenta los niveles de colesterol y grasas saturadas en sangre. Además el contenido en colesterol de la leche es superior al de otros alimentos famosos por ser ricos en ese elemento. De hecho algunos países ya han retirado la leche de la lista de alimentos fundamentales para la dieta porque se ha observado que los niños que acostumbran a tomar varios vasos de leche al día tienen sus arterias en peores condiciones que los que no la toman. Concretamente como un “fumador” – que  digo yo supuesto – con un estilo de vida sedentario.


En Estados Unidos, según su Departamento de Agricultura casi el 40% de la comida diaria que ingieren los norteamericanos consiste en leche y/o productos lácteos. Lo cual significa que un estadounidense medio toma diariamente sólo con los productos lácteos 161 miligramos de colesterol. Y eso es tanto como ingerir ¡53 lonchas de beicon al día!


A tenor de lo expuesto son cada vez más las voces que alertan de la posible relación – directa o indirecta – entre el consumo de leche y las dolencias que se relacionan a continuación, que aunque es largo de leer considero necesario exponer para tener una idea aproximada de lo que hablo y porqué.


Estas afecciones son:


Anemia ferropénica. La mitad del resto de las anemias que se producen en Estados Unidos están relacionadas con el consumo de leche y sus derivados por los pequeños sangrados gastrointestinales que la leche suele provocar.


Artritis Reumatoidea y Osteoartritis. Está constatado que los complejos antígenos – anticuerpos generados por la leche – se depositan en las articulaciones provocando su inflamación y entumecimiento. Estudios realizados en la Universidad de Florida (Estados Unidos) confirman que los síntomas se agravan en pacientes con Artritis Reumatoidea que consumen leche. Por otro lado, en un artículo publicado en la revista Scandinavian Journal of Rheumatology se afirmaba que en personas afectadas de esa patología que dejaron de ingerir lácteos y tomaron sólo agua, té verde, frutas y zumos vegetales entre 7 y 10 días la inflamación y el dolor disminuyeron significativamente. Agregando que cuando alguno volvía a una dieta “lacto-ovo-vegetariana” los síntomas reaparecían.


AsmaSe sabe que la leche puede estimular la producción excesiva de mucosa en las vías respiratorias y que la alergia a la leche es causa de asma. Además está completamente demostrado que los niños con exceso de mucosidad y dificultades respiratorias a los que se les retira la leche de vaca mejoran de forma sorprendente.


AutismoInvestigadores italianos descubrieron que los síntomas neurológicos de los pacientes autistas empeoran cuando consumen leche en combinación con el trigo (el desayuno de los campeones, vaya). Se cree que los péptidos de la leche pudieran tener un efecto tóxico en el sistema nervioso central al interferir con los neurotransmisores. En sus investigaciones los doctores de la Universidad de Roma notaron una mejoría marcada en la conducta de esos enfermos tras dejar de ingerirla ocho semanas. 
En su sangre había altos niveles de anticuerpos contra la caseína, la lactoalbúmina y la betalactoglobulina.


Cáncer de estómago. Investigadores del Instituto Nacional de Salud Publica de Morelos (México) encontraron un aumento significativo del riesgo de contraer cáncer de estómago en pacientes que consumían productos lácteos.


Cáncer de mama. La leche está considerada por muchos expertos causa directa de este “tipo” de cáncer. Un dato adicional es que: 
una de cada 10.000 mujeres muere de cáncer de mama en China (donde no está generalizada la ingesta láctea), mientras que sólo en el Reino Unido las cifras oficiales hablan de una de cada 12.

 

Cáncer de ovariosLa galactosa – uno de los azúcares de la leche – se  ha relacionado también con el cáncer de ovarios. Algunos investigadores consideran que las mujeres que beben más de un vaso de leche entera al día tienen tres veces más probabilidades de contraer cáncer de ovarios que las que no lo ingieren.


Cáncer de próstata. Un estudio presentado hace más de veinte años en una reunión de la American Association of Cancer Research en San Francisco y publicado en 
Oncology  News ya revelaba, según el doctor Chan(epidemiólogo de la Universidad de Harvard): El consumo de leche y sus derivados está asociado con un incremento del riesgo de cáncer de próstata en los hombres. Explicando que ello se puede deber a que el alto contenido de calcio de la leche hace disminuir la cantidad de vitamina D del cuerpo, encargada de proteger del cáncer de próstata.

Epidemiólogos italianos del Aviano Cancer Center calcularon ese aumento del riesgo y establecieron que es 1,2 veces mayor entre quienes beben de 1 a 2 vasos de leche diaria que entre los que no la consumen. Sin embargo, si se toman dos o más vasos de leche al día el nivel de riesgo de padecer ese cáncer se multiplica por 5.


Cáncer de pulmón. Investigadores holandeses concluyeron en 1989 quelas personas que toman tres o más vasos de leche diaria tienen dos veces más probabilidad de desarrollar cáncer de pulmón que los que no la toman. Se ha documentado que existe relación directa entre la hormona somatotropina y el cáncer de pulmón, y entre éste y las dioxinas que contaminan la leche.


Cáncer de testículosInvestigadores británicos descubrieron que también hay relación entre el cáncer testicular y el consumo de leche. El riesgo encontrado fue 7,19 veces mayor que en la población general y aumenta en un 1,39 por cada litro de leche adicional que se consume.


CataratasHay una creciente evidencia de la relación entre el consumo de leche y las cataratas. Según diversos estudios científicos las poblaciones humanas que consumen grandes cantidades de productos lácteos tienen mayor incidencia de cataratas que aquellos que los evitan. Este defecto se ha relacionado con la lactosa y la galactosa. Siendo la relación más evidente entre la mujeres que entre los hombres. El tipo más frecuentemente es la catarata cortical.


Diabetes Mellitus Tipo IDiferentes investigaciones demuestran que los lactantes alimentados con leche de vaca presentan un mayor riesgo de padecer diabetes insulinodependiente – conocida como diabetes tipo I – desde su niñez. Un estudio publicado en la Revista de Medicina de Nueva Inglaterra identifica la leche como: “elemento responsable o factor desencadenante en algunas personas genéticamente sensibles”. Los médicos que realizaron la investigación descubrieron que los diabéticos analizados tenían unos niveles de anticuerpos más altos de lo normal que reaccionaban con una proteína de la leche llamada suero de albúmina bovina, atacándola como invasora y destruyéndola.

 

Como añadido diré que una sección de esa proteína es casi idéntica a una proteína de la superficie de las células productoras de insulina por lo cual, según afirman, las defensas de las personas sensibles a ella terminan atacando a sus propias células causando así su destrucción y por ende su patología.


Enfermedades coronariasNumerosos investigadores relacionan algunos componentes de la leche -el colesterol, las grasas, su alto contenido en calcio, la presencia de xantina oxidasa, etc.- con este tipo de dolencias. En el caso de la enzima bovina xantina oxidasa se sabe que sólo causa problemas cuando la leche es homogeneizada y que su daño se centra en los vasos sanguíneos. La posible explicación está en que esta enzima atravesaría intacta las paredes intestinales, se trasladaría a través de la sangre y destruiría el masmógeno, uno de los componentes de las membranas de las células que forman el tejido cardiaco. Uno de esos investigadores es el doctor Kurt Oster, jefe del servicio de Cardiología del Hospital Park City en Bridgeport (Estados Unidos). Durante un periodo de casi cuatro años Oster estudió a 75 pacientes que sufrían angina de pecho y arteriosclerosis. Pues bien, se eliminó la leche de sus dietas y se les dio ácido fólico y vitamina C – ambas combaten la xantina oxidasa – y en todos los casos el dolor remitió, para luego desaparecer.


EstreñimientoLa leche es causa conocida de estreñimiento en niños y ancianos. Su eliminación de la dieta y un mayor consumo de vegetales y fibra suele resolver ese problema. Asimismo, tanto el estreñimiento crónico como las lesiones perianales se han asociado con una clara intolerancia a la leche de vaca.


Fatiga crónica. Según un estudio realizado con niños en Rochester (Nueva York) en 1991 beber leche aumenta 44,3 veces el riesgo de padecer esta enfermedad.


Incontinencia urinariaMuchos niños que mojan las sábanas ya crecidos dejan de hacerlo en cuanto eliminan de su dieta la leche, los productos que la contienen y los derivados lácteos.


Intolerancia a la lactosa. Para poder ser utilizada por nuestro organismo este azúcar de la leche debe ser previamente hidrolizado y eso se consigue gracias a una enzima llamada lactasa que va desapareciendo lentamente cuando comienzan a salirnos los dientes (aunque parece ser que en la raza blanca la lactasa permanece durante más tiempo que en la raza negra). Algo que podría deberse a la relación existente entre la melanina y la lactasa. Las personas que viven en lugares fríos tendrían por eso la piel más blanca a fin de aprovechar al máximo las radiaciones solares y sintetizar vitamina D para fijar el calcio.


Se ha observado también que en la mayoría de las personas que no producen lactasa o lo hacen a niveles muy bajos la lactosa no hidrolizada pasa al intestino donde es atacada por las bacterias y las consecuencias son fermentaciones, meteorismo, cólicos, diarreas, etc. Todo lo cual provoca la irritación de las paredes del intestino e incluso microheridas con pérdida de sangre. Y si esas pequeñas hemorragias se producen de forma continuada acaban provocando deficiencias de hierro.


LinfomasUn estudio realizado en la Universidad de Bergen (Noruega) durante año y medio con casi 16.000 pacientes observó que las personas que consumen dos vasos de leche al día presentan un riesgo 3,4 veces mayor de padecer linfomas que los que beben menos. El mecanismo por el cual eso se produce todavía no está claro.


Migraña. Se ha comprobado experimentalmente que cuando se suprime la leche de la dieta de pacientes afectos de migraña se reducen significativamente sus síntomas o dejan de padecerlas.


Oídos, garganta y sinusitis. En 1994 la revista Natural Health publicaba una serie de hallazgos que relacionan a la leche con el aumento de las infecciones de los oídos y la garganta. Los estudios demostraron que las amígdalas y las adenoides reducían su tamaño cuando se limitaba el consumo de leche, cosa que de haberse sabido en 1983 hubiera evitado una más que innecesaria intervención quirúrgica (la mía, verbigracia).


Reacciones alérgicas. La alergia a las proteínas de la leche de vaca se ha definido como “cualquier reacción adversa mediada por los mecanismos inmunológicos a una o más de las proteínas de la leche (caseína, alfa lacto-albúmina, betalactoglobulina)”.


Sangrado gastrointestinalEl sangrado gastrointestinal secundario a la intolerancia a las proteínas de la leche de vaca en niños ha sido adecuadamente documentado. Tan serio es el sangrado que se le coloca como una de las causas más comunes de anemia en niños.

 

Síndrome de mala absorciónInvestigadores de la Universidad de Helsinki(Finlandia) han comprobado la relación entre las proteínas de la leche y el daño a la mucosa intestinal. Este daño es el responsable del síndrome de mala absorción que se caracteriza por diarreas crónicas, vómitos y retardo del crecimiento.


Trastornos del sueñoEstudios realizados en la Universidad Free de Bruselas entre los años 1986 y 1988 confirmaron la relación entre el consumo de leche y los trastornos del sueño en los niños. Este y otros estudios han hallado relación entre la alergia a la leche y los problemas para dormir. Todos los síntomas mejoraban cuando se excluía la leche de la dieta y empeoraban cuando era reintroducida. El tiempo promedio para notar la mejoría era de cinco semanas. La agitación propia que manifestaban esos niños también mejoró.


Úlceras pépticasEn el pasado se aconsejaba tomar leche a las personas que padecían problemas estomacales, en especial en caso de úlceras. En la actualidad esa práctica se desaconseja por considerarse peligrosa y porque se sabe que la leche y sus derivados agravan todos los síntomas. El alivio temporal que sentían esos pacientes se podía deber simplemente al hecho de que normalmente la leche se tomaba fría y era la temperatura del líquido lo que hacía mejorar la situación transitoriamente.


Además de las expuestas existen otras situaciones y dolencias que se relacionan con la ingesta de leche. Por ejemplo la acidosis láctica severa asociada a la alergia a la leche de vaca, el aumento del riesgo de preeclampsia en mujeres sensibles, la dificultad de aprendizaje en niños o el exceso de estrógenos que debido a la alimentación de la res se ingiere con cada trago de leche
.

 

 

Porque el vegetarianismo no es suficiente

“Lo siguiente es un extracto de la segunda edición de nuestro libro que saldrá publicado en septiembre de 2009 por PM Press. Hemos escrito esto para todos aquellos que todavía continuáis dentro de una postura ovo-lacto vegetariano, esperando que deis un paso hacia el veganismo. ¡Pensamos que deberíais hacerlo! Así que seguid leyendo si queréis convenceros de ello.

Incluso estando de acuerdo con las ideas que sustentan el veganismo ético a nivel filosófico, algunos de vosotros pensáis que el veganismo va demasiado lejos, que cuesta demasiado esfuerzo y que resulta condenadamente molesto para llevarlo a la práctica. A la hora de comprometeros preferís haceros vegetarianos porque parece una solución mucho más razonable. Y además, nunca podrías siquiera imaginaros prescindiendo del queso, de la crema en el café, de los huevos revueltos, o de cualquier otro producto animal que consumís habitualmente.Nosotros estuvimos en la misma situación que vosotros pero creemos fervientemente que debéis progresar más allá si de verdad os importan los animales. El vegetarianismo es una situación cómoda mientras se llega a la postura de los Derechos Animales, pero implica hábitos de consumo que provocan condiciones de extrema miseria y muerte a aquellos animales por los que decís preocuparos.

!Esperad! no matéis al mensajero: durante mucho tiempo nosotros fuimos unos orgullosos y presuntuosos ovo-lacto vegetarianos éticos por lo que entendemos perfectamente vuestra forma de pensar. Creíamos que hacíamos algo bueno con nuestro vegetarianismo, pero en realidad formábamos parte del problema, y si vosotros sois de los vegetarianos que consumen huevos y lácteos y otros productos de origen animal, entonces formáis parte del problema también.

Sí, ya sabemos que deciros eso os resulta un poco molesto, pero antes de que cerréis el libro y os enfadéis con nosotros por ser unos malditos veganos radicales, considerad dos razones de peso por las que el vegetarianismo es una pobre respuesta al problema de la explotación animal.

Razón de peso #1: Mientras que el comer carne implica directamente la muerte de animales, muchos vegetarianos asumen que el consumir huevos y lácteos no mata animales. De acuerdo con ese razonamiento es moralmente aceptable consumir esos productos porque ninguna vida es destruída. Ese punto de vista está profundamente equivocado porque no tiene en cuenta el funcionamiento de la moderna producción agrícola intensiva.

Lo que nunca se debe olvidar es que la explotación animal es un negocio globalizado que procura maximizar sus beneficios a costa de los animales, buscando lograr la mayor eficiencia posible. Teniendo en cuenta siempre los escasos márgenes de beneficio de la industria, los explotadores no pueden permitirse derrochar nada, y podéis estar seguros de que no mantendrán con vida a los animales que no sean productivos. Por tanto, antes que nada, eso significa que las gallinas que ponen huevos serán asesinadas cuando su producción decaiga por debajo de cierta medida. La industria de explotación animal dispone de crueles formas de ocuparse de las gallinas “gastadas”, que van desde pequeñas cámaras de gas pasando por la electrocución hasta la rotura de cuello.

De la misma manera, las vacas que producen leche encuentran su final cuando fallan a la hora de “cumplir” con el promedio estipulado para su grupo: eso ocurre debido a la edad, o a causa de algún tipo de infección o por enfermedad. La mayoría de las vacas lecheras que llegan al fin de su vida útil acaban asesinadas en el matadero, muchos años antes de que terminara su vida natural, tras lo cual son descuartizadas como carne.

Otra cosa evidente sobre la que nadie suele pensar es la cuestión de los animales macho implicados en dicho proceso. Ya que tanto las gallinas como las vacas son hembras. Teniendo en cuenta que los animales suelen nacer tanto machos como hembras en proporción del 50 por ciento, ¿qué ocurre entonces con el cincuenta por ciento de machos?

En el caso de las gallinas, los pollos macho son totalmente inaprovechables para el explotador. Si no pueden poner huevos y no pueden ser convertidos en carne, criarlos supone una pérdida de dinero, y ningún explotador, ya sea intensivo o extensivo, orgánico o no, está en este negocio para perder dinero haciendo de su granja un refugio para animales no productivos. Por tanto, los pollos macho son frecuentemente descartados al nacer y se les masacra vivos para ser utilizados como proteína natural, o se les tira a la basura para dejarlos morir lentamente de hambre y asfixia, un acto de crueldad extrema.

En el caso de las vacas lecheras, los terneros se enfrentan a un final similar. Los machos no pueden producir leche, y por tanto no resultan más útiles para el explotador de la industria láctea, quien, al igual que el explotador avícola, no desea que haya en su granja improductivas bocas que alimentar. Los terneros son separados de sus madres y vendidos a los pocos días después de nacer, a menudo acaban convertidos en filetes de carne. Profundamente confundidos y probablemente aterrorizados por la ausencia de sus madres, estos niños apenas tienen tiempo de contemplar el mundo antes de ser encadenados al cuello, solos, dentro de estrechos cajones en los que apenas pueden moverse, para evitar que sus músculos puedan desarrollarse.

Debido a que la carne de tenera alcanza altos precios en el mercado, estos pobres animales (animales que poseen una evidente capacidad de sentir, que pueden sentir y comprender el mundo que les rodea) pasarán toda su corta vida de esa manera, sufriendo, confundidos, sometidos a vivir un infierno, y todo por culpa de un supuestamente “no dañino” sistema de producción láctea que provee leche a los lacto-vegetarianos.

Así que como podéis ver los huevos y la leche sin sufrimiento es una pura fantasía, y si sois vegetarianos es hora de que os deis cuenta de ello y de que dejeis de vivir en la mentira. Podéis intentar tranquilizar vuestra conciencia con excusas sobre que no podeis cambiar, pero esas excusas no hacen nada por ayudar a los animales por los que como “vegetariano amante de los animales” dices preocuparte.

Razón de peso #2: La otra razón de peso por la que el ovo-lacto vegetarianismo carece de sentido tiene que ver con el problema esencial de la relación de dominio de los humanos sobre otros animales. El veganismo es un movimiento social -y si queremos tomarnos en serio el veganismo, debemos construir un movimiento que vaya más allá del mero consumo- que busca redefinir la manera en que los humanos consideran a los demás animales.

Ser vegano significa exigir que los animales tengan derechos que no puedan ser violados por meras razones de conveniencia, gusto o tradición. Muchos de los derechos fundamentales por los que luchan los abolicionistas veganos son muy similares a los que todos valoramos, incluyendo el derecho a no ser propiedad, el derecho a la integridad física y a la seguridad, y el derecho a no ser utilizado meramente como medio para fines de otros (trataremos extensamente esos derechos en el siguiente capítulo). Para decirlo en pocas palabras: queremos abolir la esclavitud animal otorgando a los animales una serie de derechos inalienables.

Por tanto, incluso si fuera posible de alguna manera producir leche y huevos que no provocaran la muerte de miles de millones de animales cada año, el explotador tendría que seguir aún confinando y controlando a los animales a fin de obtener dichos productos para sus consumidores: consumidores entre los que se encuentra una legión de ovo-lacto vegetarianos.

Como propiedad de sus dueños, los animales implicados en dichas formas de explotación son para sus propietarios poco más que máquinas que están para obtener beneficios, esclavos para los que cada día de su vida es un sufrimiento continuo provocado para satisfacer demandas ajenas a sus propios deseos y necesidades. Aunque las características particulares de confinamiento y esclavitud pueden diferir ligeramente según el lugar, la misma dinámica básica se mantiene sea cual sea el producto que vendan, ya sea ecológico, orgánico, campero o de corral. El mito de una explotación animal compasiva es simplemente eso: un mito.

Como personas que se preocupan por los animales, tenemos una pesada carga que soportar, que requiere toda nuestra atención y nuestros mejores esfuerzos. La enormidad de la tarea es abrumadora, pero todos podemos comenzar a lograr un cambio si trabajamos juntos. Las buenas noticias son que estáis en posición de hacer algo al respecto y de lograr más cambios positivos en vuestra vida que reconozcan el valor inherente de los demás animales como nuestros iguales.

Las malas noticias son que miles de millones (sí, miles de millones) de animales mueren cada año, por lo que no podemos permitir autoindulgentes medias tintas y excusas sin consistencia que condenan a los animales a una vida y a una muerte en la miseria total. En lugar de buscar el camino de menor resistencia, tenemos que empuñar nuestras vidas y ser ejemplos vivientes.

Tenemos que trabajar constantemente para redefinir y repensar la relación entre humanos y el resto de animales, y crear cambios en esta relación para todos aquellos que nos rodean en nuestra vida cotidiana. Eso es lo que como mínimo les debemos a aquellos por los que decimos preocuparnos, aquellos que no pueden hablar por sí mismos. Eso significa: si os importan las vidas de los animales y rechazáis su innecesario sufrimiento y muerte, debéis dejar en primer lugar de apoyar la dinámica que explota a los animales.  Como forma de protesta, el veganismo es la expresión de ese deseo de justicia, una visceral y lógica reacción ante los horrores visitados por otros en nuestro nombre.

Es hora de abandonar esa arcaica reliquia que es el vegetarianismo y dar el primer y más esencial paso para combatir el sistema que trata a los animales no como criaturas que pueden sentir, amar y pensar sino como máquinas de producción de las que obtener beneficio. Es hora de dar ese paso y hacerse vegano.”

—————————————————————————————————-

Escrito por Bob Torres y traducido al español por Luis Tovar a partir de un extracto del libro Being Vegan in a Non-Vegan World (segunda edición)

Circos, diversión o sufrimiento?

La noción de que es divertido ver animales siendo coaccionados para actuar como torpes humanos, o entretenido ver a animales fuertes reducidos y acobardados por golpes y latigazos, apoya la vieja idea de que somos superiores a animales de otras especies y tenemos derecho a dominarles.

Dr Desmond Morris, antropólogo y experto en comportamiento animal.

Los circos se nos presentan como lugares atractivos, divertidos, y originales, y por ello son visitados por muchos niños atraídos también por los animales que pueden ver en ellos . Por desgracia en aquellos circos que utilizan animales existe otra realidad detrás de la alegría y el colorido de las carpas, los payasos y los malabaristas animales, una realidad llena de sufrimiento, privación y muerte. Para los animales que son obligados a vivir en los circos, existen pocas cosas positivas: simplemente diferentes formas de experimentar malestar y sufrimiento.

Privación de libertad:

Todos los animales obligados a vivir en los circos, los tigres, leones, oso, elefantes, etc. viven privados de libertad durante toda su vida y la mayoría de las veces solo salen de sus jaulas, cajas o son liberados de sus cadenas para ser obligados a realizar ridículos trucos. Estos animales son individuos que recorrerían cientos de kilómetros si pudiesen para buscar cobijo o comida, y para los cuales no poder disfrutar de grandes espacios abiertos donde correr, caminar, explorar o jugar les ocasiona un sufrimiento inimaginable. Los animales encerrados en los circos se encuentran en lugares o espacios cerrados donde, alejados de las familias de las cuales fueron separados y de todo que les haría felices comen, beben y hacen sus necesidades.

Moses, la babuína rescatada de un circo por simpatizantes de Igualdad Animal. Puedes ver el vídeo de su rescate aquí.

Los trucos:

Aquellos números o trucos que tanto gustan al público se obtienen tras horas de entrenamiento durísimo que causa una gran cantidad de angustia y sufrimiento a los animales sometidos. Al padecimiento físico provocado por la repetición incesante de ejercicios que les resultan muy incómodos y los golpes que demasiadas veces reciben por parte de sus “adiestradores” para que aprendan de manera rápida y sean “obedientes”, se une el dolor psicológico ocasionado por la confusión de no entender muy bien por qué son obligados a llevar acabo dichos trucos. Los elefantes, los tigres, los leones u otros animales nunca andarían en bicicleta, ni atravesarían bolas de fuego, ni sostendrían pelotas por sí mismos, estos trucos en realidad son incómodos para ellos, lo hacen en contra de su voluntad y porque tienen miedo de las consecuencias que tendría no hacerlo.

Igualdad Animal ha realizado varias investigaciones en diferentes circos, comprobando así en primera persona el padecimiento de los animales en estos lugares. A finales del 2008 y durante varias semanas, una activista de nuestra organización infiltrada en varios circos documentó como por ejemplo los animales permanecían encadenados y/o enjaulados todo el tiempo que no participaban en el espectáculo presentando por ello diferentes trastornos tanto físicos como psicológicos. Puedes ver imágenes de algunas de las investigaciones realizadas en el Circo Mundial, el Americano, el Circo Italia o el Roma Dola, pinchando aquí.

El transporte de una ciudad a otra:

Los circos viajan miles de kilómetros para poder llevar su espectáculo a diversas ciudades, pueblos y paises. Los animales obligados a formar parte de estos circos padecen enormemente durante estos largos viajes y muchos mueren en el camino. En estos viajes, lo único que conocen los animales son las cadenas que les impiden moverse y las jaulas donde viven en las que comen y duermen. En ocasiones los compartimentos en los que viajan no cubren ni sus necesidades más mínimas, la falta de ventilación, de comida y/o agua o de cuidado veterinario convierten estos viajes que pueden durar varias semanas en auténticas pesadillas.

Las enfermedades y la muerte:

Debido a la falta de ejercicio, socialización, actividad o entretenimiento los animales utilizados por los circos son víctimas a menudo de graves enfermedades mentales. Comportamiento estereotipado, es decir moverse de lado a lado de manera repetitiva, golpes en la cabeza, morder los barrotes y automutilizarse son solo algunos de los síntomas más comunes de desordenes psicológicos que manifiestan debido al encierro y el trato que reciben en los circos. Pero también son víctimas de terribles enfermedades físicas que convierten sus vidas en angustia y dolor, la falta de higiene y ejercicio, los golpes de los “adiestradores” con baras y látigos, las cadenas etc. hacen que muchas veces los animales sufran la rotura de algunos de sus miembros. Las patas de los elefantes por ejemplo, se resienten terriblemente debido a las cadenas y a que son obligados a sostenerse sobre dos patas para algunos números. Los animales que viven en los circos tienen los días contados, ya que muchos de ellos son matados o abandonados cuando se hacen mayores o se ponen enfermos, dejando así de desempañar la función que hace que otras/os valoren sus vidas: la de servir a un espectáculo. Otras veces, los circos los venden a otros circos, zoológicos, colecciones privadas de animales exóticos, e incluso a laboratorios de investigación. Generalmente terminan sus vidas de una forma tan triste como las vivieron: en reclusión, bajo coacción y miseria.

Diversión sin animales:

En otros países los circos con animales están prohibidos y con tu ayuda es posible que suceda lo mismo cada vez en más sitios. En primer lugar debemos mostrar nuestro rechazo al uso de animales como entretenimiento, no acudiendo a los circos con animales. Pero también es necesario que nos opongamos al especismo y a la explotación animal, informando sobre por qué respetamos a los demás animales y/o apoyando a organizaciones como la nuestra.

Nota:  http://www.igualdadanimal.org/entretenimiento/circos

Nuevas degustaciones de comida vegana coordinadas en varios países

 

Nota:  Sacado de la web Equanimal

Cada vez más organizaciones, a nivel internacional, difunden un modo de vida libre de explotación animal, esto es, el veganismo, y se oponen al especismo, la discriminación que padecen incontables animales. Nuestro movimiento crece, en defensa de los animales. Así, el pasado mes de octubre, distintas organizaciones salimos a la calle de forma coordinada, en distintos países, en un acto conjunto para difundir del veganismo.

En la misma línea, los pasados jueves 22 y viernes 23 se llevaron a cabo conjuntamente en varios países, degustaciones gratuitas a pie de calle de productos veganos, a cargo de las organizaciones Acción Antiespecista, EligeVeganismo, Equanimal, Especismo Cero e Igualdad Animal.

En esta ocasión, por la fecha en la que se realizó este acto, se llevó a cabo con productos típicos de navidad: roscones, turrones, polvorones , mazapanes, canapés variados…que sorprendieron a muchos viandantes cuando se les informó de que no contienen ingredientes de origen animal.

Puedes ver las imágenes de este acto en diferentes países haciendo click aquí

Gracias a este tipo de actos, damos a conocer lo importante, necesario y sencillo que es adoptar un estilo de vida ético con los demás animales, conocido como veganismo. Sólo se trata de fijarnos en el enorme abanico de posibilidades que podemos encontrar a la hora de hacer la compra, y optar por aquellas que no procedan de la explotación animal.

¡Disfrutemos de la comida sin permitir que otros no puedan disfrutar de su vida!

Síguenos en: